Buscar este blog

8 ene. 2015

CURSO DE MANGA PASTELERA

                    






               

Completo curso donde se aprenderán numerosas técnicas para trabajar la manga pastelera. Se enseñarán a utilizar diferentes boquillas aplicadas a trabajos como: perlas, estrellas, conchas, césped, hojas, pétalos, mimbre y flores. Trabajaremos con glasa y aprenderás sus diferentes consistencias. Todas las técnicas aprendidas en clase las podrás aplicar a las cremas que más te gusten para decorar tus tartas, galletas o cupcakes Se impartirá los días 20, 22 o 24 de Enero.
Se entregará diploma de asistencia.Curso impartido Tania GondimPara hacer la inscripción llamar al numero 606209172 o 918415931

TARTA DE BODA


                TARTA  DE  BODA



El pastel de boda forma parte de la ceremonia nupcial desde tiempos medievales. Al principio estaban hechos a base de harina, uno de los símbolos de fertilidad y prosperidad. Hace unos 1900 años, los romanos empezaron a coger harina y sal, obteniendo con esto pequeños pasteles. Durante la ceremonia el novio comía una parte de este pastel y después él rompía lo que quedaba encima de la novia. Esto era símbolo de buena fortuna y bendición. Los invitados procuraban obtener algunos de los trocitos porque creían que con esto compartirían la prosperidad de la futura pareja. Esta fortuna no solo era para la pareja, sino también para los hijos que nacieran de esta relación.
A partir del siglo XIX, el pastel de boda se hizo realmente popular y la utilización del pastel de novias desapareció, conservando todavía la tradición del anillo. Enseguida los pasteles se empezaron a elaborar con trozos de pasas o cerezas, solas o acompañadas, y algunas variaciones. Existía la extraña tradición de dormir con una porción debajo del cojín, esta tradición venia del siglo XVII, y probablemente formaba parte de la tradición de dar el pastel como detalle. La tradición decía que las chicas que pusieran una porción de pastel debajo de la cama soñarían con su futuro marido.
Muchas personas manejan hasta nuestros días que un pastel de bodas debe ser de color blanco. El motivo es que el blanco es sinónimo de pureza. Anteriormente, los ingredientes que se utilizaban para hacer que el pastel de boda fuera blanco eran difíciles de conseguir, se necesitaba azúcar refinada lo más fino posible, esto hacía que sólo las familias más ricas pudieran comprarla. A raíz de esto, el pastel de color blanco, paso a representar un símbolo de riqueza en esos tiempos. Cortar el pastel de bodas representa, simbólicamente, la primera labor que los novios han de hacer conjuntamente. Esta es una de las tradiciones que más han perdurado a lo largo de los tiempos. El primer trozo de pastel se corta para la novia con la ayuda del novio. Al principio esta labor era sólo para la novia, era ella quien cortaba el pastel para compartirlo con los invitados. La distribución de las porciones es una parte de esa antigua tradición del Imperio romano donde los invitados se peleaban unas migas del pastel.
Después de cortar el pastel, la pareja se invita mutuamente a comer un trocito, esto proporciona un simbolismo de compromiso mutuo de los novios de proveerse el uno con el otro.